Tradición y cultura

Últimamente con las prisas de la ciudad y esas tormentas económicas que asolan nuestro país, al pensar en momentos de relajación  se me viene a la cabeza el poderoso tesoro que tenemos en nuestra tierra, el vino. Los hay de todas clases, sabores, aromas y colores: tinto, blanco y rosado entre otros; para satisfacer los paladares más exigentes. Tenemos un país lleno de tradiciones y recursos con un valor emergente que mezclándolo con turismo, relajación y cultura  libera una explosiva mezcla de sensaciones y armonías para el cuerpo y la mente. 

¿Qué se hace cuando hacemos enoturismo?  Muchas cosas y no todas relacionadas con el vino. Nos ofrece conocer la tierra, la naturaleza, y la cultura del país. Recuperamos y promocionamos el patrimonio natural, dinamizamos el desarrollo local y renovamos el turismo recreacional.

Lo que siempre habrá en nuestro viaje es conocer las bodegas, las explotaciones de cultivo de viñas (moderno o tradicional) nos enseñan las curiosidades del viticultor, sus aperos y su forma de tratar la uva, las variedades de vinos y marcas, etiquetado, envasado, y denominación de origen.

El significado de estos viajes es que los visitantes entiendan la dimensión histórica y la proyección actual de estas actividades relacionadas con la industria del vino y dar a conocer la naturaleza en toda la expresión de la palabra.

 

MARIPILI DE LA ROSA

EHT Alcalá

1º GIAT

 ©2002-2010, Desarrollado por  wairnet.com