Visita al Hayedo de Montejo

Había amanecido lloviendo y prometía continuar generosamente durante todo el día. Así que antes de salir de la Escuela preparamos unas capas de agua de última generación con bolsas de basura de 150 cm. Una vez equipados para el diluvio, nos pusimos en camino, sin saber las sorpresas que nos depararía la jornada.

Durante el trayecto, a petición de los alumnos, vimos “La Haine”, un clásico del cine francés.

Tras equivocarnos varias veces de camino, llegamos por fin a Montejo de la Sierra, cogimos los permisos para visitar el Hayedo y cuando sólo quedaban ocho kilómetros para llegar a nuestro destino… nos equivocamos de camino. El recorrido alternativo, más largo que el habitual, nos permitió realizar una visita panorámica de los bosques que rodean el Hayedo: pinares, robledales, riachuelos, rocas y pizarra. Pudimos así disfrutar, calentitos en el autobús, del paisaje serrano.

Por fin llegamos al Hayedo, donde nuestros guías nos esperaban. Nos ataviamos con las capas de agua de última generación y nos adentramos en uno de los hayedos más meridionales de Europa. El otoño había empezado a llegar y gracias a las lluvias pudimos ver los líquenes en todo su esplendor, setas y hongos en las márgenes del sendero y gran  variedad de tonalidades en los árboles: amarillos, marrones, verdes; para los rojos habrá que esperar unas semanas. Quizá nuestros compañeros de Guías los puedan admirar en la visita que realizarán la semana que viene.

Tras tomarnos un bocadillo aprovechando un claro, pusimos rumbo a la escuela, esta vez sin tomar atajos.

Al llegar, lucía el sol. Estábamos contentos y satisfechos. El objetivo estaba cumplido: era una convivencia, y …  convivir…., convivimos!

Merci à tous pour cette belle journée!

MARTA (Dpto. de Francés)

 ©2002-2010, Desarrollado por  wairnet.com